miércoles, 24 de marzo de 2010

Salas - Tineo

Ayer con todo el jaleo de buscar alojamiento, eché en falta el casco y el velocimetro. Lo estuve buscando en el albergue y nada. No puede ser, que un biker pierda su casco no es serio. Me quedaría en cualquier lugar donde estuve peregrinando ayer buscando el albergue. Me quedé intranquilo y aún lo estuve buscando después de cena.

Dormí intranquilo pensando en el casco además del excesivo calor del dormitorio provocado por el radiador puesto a todo meter para secar la ropa de las dos peregrinas. A la hora encendí él GPS para ver la temperatura, marcaba 30 grados. Esa noche consumí sobre 2 litros de agua, levantandome cada media hora.
Bajé la intensidad y abrí la puerta. El vientre hace ruido. Sólo faltaba ésto.

Resultado: me levanté molidísimo, mucho más que el dia anterior. La espalda y brazos de tanto empujing y rodilla izquierda hinchada de tanto esfuerzo.

Me está costando salir, y el casco? "Mira debajo de la cama, igual salió rodando", dice una peregina. Ésto no es un balón, no rueda, respondo. Pues la verdad es que allí estaba, como sí tuviera patas..., debajo de la cama, pero bien debajo.

Salgo y voy a desayunar con un pensamiento, La Espina. Y no estoy en condiciones. Cuando consigo salir, un nuevo retraso, un biker de salasbtt.com me llama y me dice "Tienes una Giant, yo también quería una pero como tardaban en darmela, compré una Trek". Hala y de parloteo con él un rato.



Son las 10 y aún me resisto a arrancar, pero he de hacerlo. Inicio por un camino bastante limpio y con buena pendiente. La traza sigue rio arriba por el Nonaya, pero ascendiendo mucho más arriba. La cosa se endurece y la pista se torna algo pedregosa y hace que tenga el primer percance del viaje. Una caida boba de lo despacio que voy.

Conforme pasa el tiempo y voy ascendiendo, el rio queda cada vez más abajo respecto al camino. Sesiones de empujing y sudor frío. La sensación térmica es baja.

























Aun así, a pesar de mi baja moral y debilitada fuerza física, los parajes por los que circulo son espectaculares.


Subiendo hacia El Pedregal



Parajes subiendo a El Pedregal



En un momento dado, el camino se junta con la carretera y decido seguirla hasta La Espina con un ritmo cansino y con ganas de dormir. Cuando llego arriba me detengo en la gasolinera a darle un agüita a a bici y yo a repostar algo en la Venta. Allí me quedé sobre 2 horas o más con los ojos entornados mientras secaba al sol la ropa que previamente me había cambiado, a la vez que escuchaba una conversación muy animada de los lugareños.



Una vez comido en la misma Venta, analizo el trazado que me viene por delante y decido ir por carretera hasta Tineo. Las carreteras no suelen tener las pendientes de los caminos, así llego a Tineo, con un rodar cansino, en torno a las 15:00 h y aunque en ese momento no me percato o no tengo la cabeza para analizar estos matices, la tonalidad del color verde de los prados es increíblemente luminosa por esta zona.








Descanso en un banco buscando la sombra y decididamente doy por terminada la etapa al comprobar que sigo teniendo los sudores fríos y la cara encendida del calor. Ya no se me ocurre llegar a Pola de Allande en estas condiciones.

Alojado en una pensión, duermo hasta las 8, salgo a cenar y se me atraganta todo igual que La Espina. Creo que me vuelvo a la piltra a seguir descansando.


Estoy hecho un pupas. Dolor de espalda y brazos, malestar general, febrícula, casi muerto vaya! A ver qué pasa mañana.

Distancia: 24,32 km
Tiempo: 2:42:55
Velocidad media: 8,90 km/h
Ascensión Acumulada: 586 m

SALud desde Tineo

2 comentarios:

rebekop dijo...

¡Cómo lamento lo que comentas!
Espero que sea una situación transitoria y que puedas continuar tu camino en optimas condiciones, que ya es duro de por si, como para afrontarlo enfermo.

Un fuerte abrazo y besos de Toñi.

¡Ánimo que yo te he visto pedalear en estas condiciones y has tirado para adelsnte!

Eligio Domarco dijo...

Seguro, Calan, que mañana estarás nuevo... Al menos ese es mi deseo. Ánimo, chavalote. Un "jallejo" non se rinde "fasilmente". Ah... ¿Aperecieron el casco y el velocímetro?
Un abrazo y que tengas felices sueños.